Factores determinantes en la calidad de la soldadura a tope


La soldadura por termofusión, conocida popularmente como soldadura a tope de tubos de polietileno y todos sus accesorios, es una de las técnicas más sencillas a la vez que efectivas de realizar tanto en obras urbanas como en el campo para abastecimiento y transporte de aguas.

Es fundamental que los procedimientos de soldadura para este tipo de materiales se cumplan a rajatabla. Una unión mal hecha, a largo plazo puede ser motivo del mal funcionamiento de la tubería. Lo que supondría tener que repararla aumentando de ese modo una serie de gastos que podrían haberse evitado si en un principio la soldadura a tope se hubiese realizado de forma correcta.

 

La única garantía a largo plazo que tenemos hasta la fecha para saber si una soldadura se ha realizado de forma correcta habría que verla en el control visual de los técnicos del bordón y los propios parámetros de la soldadura.

 

Como muchos ya sabréis presión, temperatura y tiempo son claves en la soldadura por termofusión de tubos de PE. Pero existen otra serie de factores si queremos que las uniones de tubos que realicemos sean lo más fiables y duraderas en el tiempo que podamos, para evitar tener que recurrir a futuras reparaciones.

 

Condiciones en las que trabajaremos

 

Las condiciones en la obra es uno de los factores más determinantes a la hora de realizar una soldadura de calidad. Factores climatológicos como el viento, el agua, el sol o el polvo, hacer que las zonas placa se enfríen causando una distribución desigual de la temperatura en el tubo durante el proceso de soldadura. Para evitar dichas inclemencias afecten a nuestras zonas de soldadura y uniones, podemos cubrir con una tienda o carpa.

 

A diferencia de lo que muchos pueden pensar, las bajas temperaturas no tendrán necesariamente por qué afectar la calidad de las soldaduras que realicemos, ya que se han dado casos en los que se ha conseguido realizar soldaduras de muy buena calidad a temperaturas inferiores a los -5ºC. En caso de nevada, si que podría afectar a la soldadura, pero más por un tema de humedad igual que sucedería con la lluvia o el granizo.

 

Trabajando sobre todo en zonas agrarias o en el campo, hay que procurar mantener siempre limpios los extremos de los tubos y el espejo o placa calefactora, evitando que se consense polvo, arena o tierra en ellos. Como hemos comentado anteriormente, una soldadura sucia y contaminada puede ser uno de los factores que más reduzca la vida útil de una soldadura de este tipo. Para eliminar este tipo de suciedades debemos usar tan solo un trapo limpio y si se quiere con algo de alcohol isopropílico. También es importante evitar siempre tocar con las manos las superficies refrentadas que vayamos a soldar.

 

Alineación de las tuberías

 

Otra de las causas más comunes de la vida útil de una soldadura puede ser una incorrecta alineación de los extremos de los tubos. El origen de la causa puede ser una desalineación del tubo en las abrazaderas de la máquina de soldadura por termofusión o debido a que los extremos de los tubos estén mal cortados o no se hayan refrentado correctamente. Es fundamental que se consiga que la alineación sea lo más correcta posible. De lo contrario y si el desalineamiento es muy excesivo, pueden aparecer formas afiladas, las entallas, con concentración de tensiones. En datos más técnicos el desalineamiento no deberá superar el 10% del espesor de la tubería a soldar en caso de transportar agua ni del 5% en caso de que la tubería vaya a transportar gas.

 

El mejor método para ello es la utilización de caballetes para el soporte y la guía de los tubos a soldar. Los caballetes cumplen una serie de funciones vitales para que la alineación de los tubos sea lo más correcta posible:

 

  • Evita el contacto directo con el suelo: Debemos recordar que en caso de tener raspaduras o surcos en el tubo superiores al 5-10% del espesor del tubo, habrá que recurrir a eliminar la zona afectada. Los caballetes nos ayudarán por lo tanto a que durante el proceso de soldadura los tubos rocen la tierra o el pavimento y se rayen.

 

  • Disminuye la presión de arrastre: Es importante no forzar nuestras máquinas y que estas trabajen lo menos forzadas posible algo que los caballetes nos facilitará. Recuerda que la presión de arrastre se suma a la de soldadura, P1, dando quizás un valor demasiado alto, dependiendo también de la pendiente o el terreno donde estemos trabajando.
  • Hace que la altura sea la correcta: El caballete también acercará los tubos a la altura correcta para una mejor alineación. Para ello además se puede uno ayudar de rodillos.

 

 

Índice de fluidez

 

El índice de fluidez es un parámetro que define la compatibilidad a la hora de realizar la soldadura a tope. También es conocido como MFR. Entre tubos de Polietileno de 80 y 100 con un índice de fluidez MFR 190ºC/Kg situado entre 0,3 y 1,7 g/10 min. no encontrarás problemas.

 

Diferencia de materiales y espesores en los tubos

 

Puede parecer algo obvio, pero en muchas ocasiones se comete este fallo. Para la soldadura a tope se recomienda nunca unir tubos de diferente material ni de diferentes espesores en pared. Realizaremos la soldadura a tope tan solo para unir tubos con exactamente el mismo espesor de pared. A continuación os ponemos un ejemplo de la forma incorrecta y correcta sobre cómo proceder.

 

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *